Nosotros somos lo primero que se ve
Assad Kassab en Caixa Popular a Escena

Dice la RAE, en su primera acepción de la palabra, que invisible es algo "que no puede ser visto". Pero qué algo no pueda ser visto no significa que no esté ahí. Trasladando un símil muy utilizado en el mundo del mar al teatro, podríamos decir que una producción teatral es como un iceberg, en el que los espectadores y espectadoras solo vemos la punta de todo (lo visible), pero los cimientos que hacen que no se tambalee ese todo están sumergidos en la parte escondida (lo invisible).

Desde Caixa Popular y el Teatro Olympia queremos, en esta sección del blog, poner en valor, dar a conocer y visibilizar todas estas profesiones y profesionales, oficios, y por qué no llamarlo arte, que están detrás de cada montaje o producción teatral, que quedan fuera de los focos, del calor del público, del reconocimiento, pero que son imprescindibles, esenciales y vitales para subir el telón cada día.

En la entrega de hoy tenemos el placer de contar con el diseñador Assad Kassab;

1. ¿Quién es Assad Kassab Eppe?

Aunque mi nombre suene algo exótico y capicuíco, para nada, soy valenciano pero no es un nombre artístico como algunas personas creen, esto se debe a la procedencia de mi madre y padre (Alemania y Líbano). Estudié bellas artes en la facultad de Cuenca y desde pequeño me he sentido atraído por las artes plásticas, de hecho encuentro mi canal de expresión en ellas, ya sea con la fotografía, pintura o la escultura. También soy diseñador, generalmente de carteles de teatro y escenógrafo. Trabajo principalmente para producciones teatrales. Después de más de veinte años, es mi forma de ganarme la vida. También formo parte de un proyecto musical llamado Sokolov que comparto con Mireia Pérez.

"Estudié bellas artes en la facultad de Cuenca y desde pequeño me he sentido atraído por las artes plásticas, de hecho encuentro mi canal de expresión en ellas, ya sea con la fotografía, pintura o la escultura."

2. ¿Qué hace un diseñador?

Crear una imagen que sintetice una idea, un concepto, una historia, una sensación y adaptarla a distintos formatos. 


"El mundo del teatro me ha ayudado a escuchar, a trabajar en equipo, conocer a gente maravillosa."

3. ¿Por qué te enfocaste al diseño?

Después de licenciarme en Bellas Artes, estudié diseño, supongo que para tener más salidas laborales a parte de las exposiciones que hacía. Sabía que si trabajaba en diseño, tenía que estar vinculado a las artes. Llegué a esta conclusión tras un encargo que me hicieron: el diseño de un catálogo de piezas para maquinaria agrícola. Me pareció insufrible, muy poco motivador, la verdad. Fue cuando, la que por entonces que era mi pareja, estudiante de arte dramático (ESAD), me comentó que su profesor, necesitaba ayuda en una escenografía para su taller de final de carrera; yo me lancé con emoción y finalmente acabé diseñando también el cartel del espectáculo. Desde entonces comencé una relación muy estrecha con la Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia, diseñando su imagen corporativa, donde se incluye su actual logotipo, carteles, programas, fotografías, escenografías... 

"Se podría decir que en la ESAD València comenzó mi carrera como diseñador y escenógrafo."

4. ¿Dónde comenzaste?

Se podría decir que en la ESAD València comenzó mi carrera como diseñador y escenógrafo. Los que la dirigían por entonces, me brindaron la oportunidad de enfocarme hacia el teatro. Gracias a la escuela he podido probar un montón de cosas, ha sido como un laboratorio y he podido conocer a mucha gente interesante (directores, intérpretes, profesionales del teatro) que me han enseñado muchísimo, también conocí alumnos y alumnas con los que posteriormente coincidiría en varias producciones. Otra escuela con la que empecé casi en paralelo fue la EMT de Silla.


"Si un proyecto teatral o audiovisual fuera un cuerpo, éste estaría formado por huesos, por músculos y nosotros seríamos la piel. Lo primero que se ve, que se huele."

5. ¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado?

En la vida, ser padre, por supuesto. Como escenógrafo, no sé si el mayor pero uno de muchísima responsabilidad fue una escenografía para los II Premios Carles Santos de la Música Valenciana que dirigía Rafa Piqueras. Me empeñé en meter un carrusel en el Teatro Principal de Valencia con el riesgo de que el escenario se derrumbara. Por suerte, teníamos un excelente equipo de producción en el Teatro Principal y pudimos hacerlo. Los grandes retos son más fáciles con la confianza de directores o directoras y con un equipo técnico solvente. 

En cuanto al diseño, supongo que unas de las primeras campañas publicitarias que diseñé. Fue para el VEO, València Escena Oberta 2008. Fue una prueba de fuego para mí ya que todo lo hacía yo y el volumen de trabajo era muy grande. Después de este encargo, cogí bastante confianza y eso me curtió para los encargos que vinieron después. 

6. ¿Qué te ha dado el mundo del teatro? Y, ¿qué te ha quitado?

El mundo del teatro me ha ayudado a escuchar, a trabajar en equipo, conocer a gente maravillosa. Me ha regalado innumerables imágenes y textos que me han enriquecido como persona y como creativo. También he tenido muchas curas de humildad gracias a él y me ha ayudado a articular discursos más allá del mero capricho estético. Me ha quitado tiempo para pintar, por ejemplo pero al fin y al cabo, lo he elegido yo y "mal a gust no pesa".


Fotografía: Vicente A. Jiménez

"El mundo del teatro me ha ayudado a escuchar, a trabajar en equipo, conocer a gente maravillosa. Me ha regalado innumerables imágenes y textos que me han enriquecido como persona y como creativo."

7. ¿Qué es lo que más te apasiona de tu profesión?

Las nuevas motivaciones, los nuevos retos, los nuevos estímulos, las personas. Me apasiona que esté tan vivo y vibrante. Cambiar la percepción de las cosas es muy motivador y excitante.

8. ¿Qué consejo le darías a alguien que quiere comenzar en este mundo?

Que se lance sin miedo ya que éste es el enemigo de la creatividad, que aprenda a escuchar dejando de olerse su propio trasero, que sea muuuuy generoso y apasionado en exceso. Cuanto más, mejor.

9. ¿Recuerdas alguna persona que haya marcado significativamente tu carrera durante estos años?

Alejandro Jornet me encargó mi primer cartel y escenografía para el taller fin de carrera de la ESAD València en 2001. La obra se llamaba "Me alegro mucho de haberte jodido la vida". Él abrió la primera puerta.


"Nuestro trabajo nunca está dentro de los premios importantes vinculados a las artes escénicas o al cine de nuestro país y creo que es un gravísimo error."

10. ¿Cómo ha cambiado la profesión a lo largo de los años que llevas en ella?

Supongo que ahora se le da mucha más importancia a la imagen que representa un proyecto teatral o audiovisual pero pienso que para nada lo suficiente. Sin ir más lejos, nuestro trabajo, que yo sepa, nunca está dentro de los premios importantes vinculados a las artes escénicas o al cine de nuestro país y creo que es un gravísimo error. Únicamente conocí unos premios, desgraciadamente desaparecidos hace años, los "Premis Abril", donde había una sección dedicada al mejor diseño de cartel. Me pregunto por qué no está esta categoría en los premios Max o en los Premios de las Artes Escénicas de la Generalitat Valenciana, es algo que nunca he entendido y pone nuestra profesión en un lugar que no se merece. Podría decirse que si un proyecto teatral o audiovisual fuera un cuerpo, éste estaría formado por huesos, por músculos y nosotros seríamos la piel. Lo primero que se ve, que se huele.

Yo he visto obras de teatro, películas o discos únicamente por una primera imagen. Somos responsables de que los proyectos sean rentables o verdaderos fiascos. Tendríamos que estar a la altura de cualquier profesional del equipo artístico en cuanto a su reconocimiento. En el teatro es mucho más fácil encontrarlo por suerte pero en el audiovisual... salvo excepciones, somos unos don nadie y ¡gracias! si salimos en los créditos. 

"Muy poca gente puede vivir únicamente del diseño de carteles, tienes que diversificarte sí o sí."

11. ¿Se puede vivir (bien) de esta profesión?

Si eres perseverante, sí pero es difícil, muy poca gente puede vivir únicamente del diseño de carteles, tienes que diversificarte sí o sí. Yo me siento afortunado de poder vivir de ello, casi siempre bien pero no siempre ha sido así y para nada es una profesión estable, a no ser que tengas suerte y una institución o empresa te haga un contrato fijo. Yo eso nunca lo he tenido, para mi desgracia y por necesidad soy autónomo con todo lo que eso conlleva, no siempre puedo estar dado de alta y eso me ocurre a mí y a más profesionales de mi sector. Es una vergüenza ser autónomo en este país, nos tienen explotados y maltratados. Si podemos jubilarnos algún día será un milagro.

12. ¿Qué futuro le espera a la profesión de diseñador?

Actualmente estamos rodeados y sumergidos en la imagen así que a primera vista parece que hay futuro en esta profesión pero tengo mis reservas. La inteligencia artificial está ya aquí y los algoritmos cada vez son más sofisticados, se ha trabajado mucho en traducir las sensaciones en ceros y unos. Únicamente un público muy exclusivo, exigente y especializado buscará trabajar con diseñadores. Creo que para no desaparecer, tenemos que volver a los trabajos manuales, a mancharnos las manos, que es lo que en un futuro cercano tendrá más valor. Espero con ansia el desapego a lo digital, perdona si me pongo burro, pero nos vendría muy bien una tormenta solar que achicharrare todo dispositivo sobre la tierra, tanta asistencia nos está atrofiando la vida.


"Tenemos que volver a los trabajos manuales, a mancharnos las manos, que es lo que en un futuro cercano tendrá más valor."

13. ¿Dónde podemos encontrar a Assad Kassab en su tiempo libre?

Haciendo una barbacoa o una paella para la gente que quiero. A mí y a los míos nos gusta estar en contacto con amigos y amigas, nos encanta disfrutar de la vida siempre que podemos, así que me podréis encontrar en todo lugar donde se goce ya sea en un concierto, una obra de teatro, un parque o un supermercado... El goce hace el cariño.

14. ¿Qué le pides al futuro?

Como decía Gigliola Cinquetti, "Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor" y poder dedicarme a lo que más me gusta, mancharme y quedarme mirando las musarañas, lejos de las máquinas.

Assad Kassab pone la imagen a muchas de las obras producidas por Olympia Metropolitana. Verás sus carteles en El método Grönholm, Anestesiadas, Es una lata el trabajar, El plan y Adiós, dueño mío.



  Calle de San Vicente Mártir, 44, 46002, Valencia      
  +34 963 51 73 15

Configuracion de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias a partir de sus hábitos de navegación y su perfil. Recuerde que puede configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puede aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar todas las cookies”. Para más información puedes visitar nuestra Política de cookies